Patologías

1. Anemia. La anemia es la diminución del nivel de hemoglobina y del número de glóbulos rojos de la sangre . Las posibles causas son muchas, algunas de ellas sencillas de tratar y corregir , otras , secundarias a un proceso patológico ya sea hematológico o extra hematológico. Ejemplos: anemia por carencia de hierro, de vitamina B12, de ácido fólico, anemia secundaria a insuficiencia renal, anemia por destrucción como la que ocurre en la cirrosis hepática o por causas inmunológicas como la anemia hemolítica autoinmune, anemia perniciosa, anemia por falta de producción medular primaria o aplasia medular y las anemias que acompañan a otras enfermedades hematológicas como las leucemias, linfomas, mieloma múltiple , entre otras. Por lo tanto, siempre que se presente anemia es importante diagnosticar la causa de la misma para dar un adecuado manejo.

2. Leucemias. La leucemia es la presencia de células neoplásicas de origen leucocitario, es decir en los glóbulos blancos. La gente la denomina “ cáncer en la sangre “. Se presenta cuando nuestros glóbulos blancos que son células que deben defendernos contra procesos infecciosos , se transforman, por razones múltiples y algunas veces desconocidas y proliferan sin control. Existen leucemias agudas y crónicas, siendo las agudas las más agresivas y, desde el punto de vista del origen de la célula, linfoides y mieloides, las linfoides son de mejor pronóstico. Contamos con medicamentos que llamamos blanco para algunas leucemias así como la posibilidad del trasplante de cordón umbilical o médula ósea, tanto autóloga como alogénica.

3. Linfomas. Los linfomas son tumores que inician en el tejido linfoide, el tejido linfoide comprende los ganglios linfáticos, el bazo y tejido linfoideo disperso en órganos. En algunas ocasiones el inicio ocurre en la piel y puede confundirse con otras patologías . Existe una clasificación muy amplia de estas neoplasias y depende del origen de la célula que se transformó en neoplásica el tratamiento, la evolución y el pronóstico.

4. Mieloma Múltiple. Es un padecimiento que generalmente se presenta en edad avanzada, se caracteriza por fracturas espontáneas y dolor óseo ( de hueso) muy intenso. Actualmente contamos con medicamentos excelentes para un adecuado control de la enfermedad y con el procedimiento de trasplante de médula ósea.

5. Síndrome mielodisplásico. El síndrome mielodisplásico en ocasiones no es muy fácil de diagnosticar por la diversidad de signos y síntomas que presenta. Sin embargo, actualmente contamos con herramientas inmunofenotípicas y citogenéticas que ayudan a establecer el diagnóstico. Antes se les denominaba pre leucemias. Existen medicamentos que son excelentes para controlar y manejar esta enfermedad, generalmente estos síndromes requieren de apoyo transfusional intenso.

6. Hemoglobinuria Paroxística Nocturna. Es un padecimiento que puede expresarse como anemia hemolítica, con alteraciones trombóticas o ambas. En el Sureste de México se han reportado numerosos casos. De no diagnosticarse a tiempo e iniciar manejo terapéutico, el índice de mortalidad es elevado.

7. Alteraciones de la coagulación primaria, es decir, la causada por alteraciones en los vasos sanguíneos y en las plaquetas , se manifiestan por la aparición de equimosis ( moretones ), petequias ( puntos rojos en la piel y mucosas ) y sangrados en las mucosas. (nariz, recto, orina). Algunas de estas son causadas por vasculitis como la púrpura de Henoch Schoenlein, otras por disminución en el número de las plaquetas ( trombocitopénicas) y otras por alteraciones genéticas como la enfermedad de Von Willebrand, la trombastenia de Glanzman, entre otras.

8. Alteraciones de la coagulación secundaria. La más frecuente es la hemofilia A, causada por déficit en el factor VIII de la coagulación. Le sigue la hemofilia B, causada por déficit en el factor IX de la coagulación, entre otras. Algunas alteraciones de los factores de coagulación secundaria pueden, contrario a lo que se piensa, causar fenómenos de trombosis, como ocurre con el déficit de factor XII o enfermedad de Hageman, mutaciones en el factor V, llamada mutación de Leyden, o déficit de factores que “ frenan” al proceso de coagulación, como ocurre con el déficit de Antitrombina III.